Acaso el topónimo de Lagartos provenga del sustantivo latino “Lacos” o lago, hoyo o charco tal y como demuestra su orografía pues el pueblo está ubicado entre dos pequeñas cordilleras. Las de artas parecen derivar de “arctus” o angusto, estrecho. Así pues sería el lugar de hoyos estrechos.

Es además Lagartos el centro municipal junto a las juntas vecinales de Terradillas de los Templarios, Villambrón de Cea y los ya despoblados de Villaoreja y San Juan del Camino, éste ya citado en el libro de Presentaciones de León. En el siglo XIII y su iglesia pertenecía a la orden de San Juan de Jerusalén.

Según el Becerro de Bejetrías de 1352 San Juan era lugar solariego por mitad de la orden de San Juan y por mitad de los hijos de tres Señores.

El despoblado de Villaoreja, ahí aparece en el siglo XIII, contaba con dos iglesias, una avocaba a Santa María y era propia del monasterio cisterciense de San Esteban de Nogales; la segunda era la de Santinste y era propia de la orden de San Juan o del Hospital, derivando hoy su nombre en Santísimo.

Su iglesia parroquial advoca a San Vicente Mártir, construida con ladrillo macizo, en una sola nave y en el Presbiterio destaca su artesanado mudéjar, estando fechado su retablo mayor en 1639 y con varias pinturas en el banco, además de la escultura de San Vicente y otras pinturas.
Cerca se encuentra Terradillas de los Templarios, el lugar de los pequeños terrados o tejados de esa orden militar fundada en 1118 en Jerusalén y cuyo principal objetivo era el de ayudar a los peregrinos.

En el siglo XI, conforme a la documentación de la Abadía de Sahagún, se le denominaba “Terratillas” y en el Becerro de los Bejetrías de Castilla de mediados del XIV, como “Terradillas” o lugar de pequeños terrazas.

La iglesia de San Pedro de Terradillas es de ladrillo de una sola nave y en el Presbiterio, un arco triunfal de medio punto. Destaca en este Presbiterio un Cristo gótico del siglo XIV y su retablo mayor del primer tercio del siglo XVII con varios relieves y pinturas. El retablo de la Epístola es barroco del XVIII.

La localidad de Villambran de Cea, o la villa de Abrajam de la Edad Media, se halla cercana al río leones Cea, que fuera línea divisoria y frontera entre León y Castilla.

Su iglesia parroquial, dedicada a la mártir gallega Santa Marina, es de una única nave pero muy rehecha recientemente. El retablo del Presbiterio es de la segunda mitad del siglo XVII, destacando en el ático salve toda una escultura de San Juan de ese siglo XVII. Dispone, entre otras obras, de un Crucifijo y un San Pedro del mismo XVII más otro Crucifijo y una Virgen del Rosario del siglo XVI. De ese siglo es su cruz parroquial, gótica.

Lagartos ha dispuesto de 57 habitantes a mediados del siglo XIX, de 513 en 1900 pero ya con sus juntas vecinales; de 516 en 1930; de 519 en 1960 y tan solo 148 en 2005. Pero debe tenerse en cuenta que ese ayuntamiento, antes del censo de 1940, estaba ubicado en Terradillas de los Templarios.